CONDENADA

Ahora estaba condenada a muerte por la muerte de ese maldito.
Se había entregado y había confesado el asesinato, pero ella no era la culpable: realmente no lo veía desde que era una niña... pero cómo le habría encantado matarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada