INGRATOS

Afanados, todos pasaban por el lado del viejo sin verlo. No lo miraban ni le hablaban.
Desagradecidos, ingratos, pensaba ¿pero qué podía esperar ahora, si ni siquiera lo saludaban cuando estaba vivo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada